Visual thinking, estrategias eficaces

La mente humana es muy complicada, en ocasiones tenemos ideas y no sabemos expresarlas, otras veces, sencillamente, ni siquiera sabemos que las tenemos. En ese contexto es en el que se han desarrollado las técnicas de pensamiento visual o visual thinking.

Pero ¿en qué consiste? De una manera muy sencilla, no es más que poner en práctica estrategias que permitan sacar a luz ideas o pensamientos y expresarlos de una forma rápida para trabajar más adelante sobre ellas. Y es útil también para enfrentarse de una manera eficaz a la resolución de todo tipo de problemas.

Visual thinking, cómo ponerlo en práctica

Es algo tan fácil (y a la vez tan complicado) como intentar expresar ideas o enfrentarse a problemas mediante representaciones gráficas, sí, mediante dibujos. Evidentemente, para poner en práctica el pensamiento visual no hace falta ser un genio de la pintura. Se trata más bien de conseguir expresarse mediante dibujos sencillos, creando conexiones y mapas mentales que ayuden a su comprensión.

¿Por qué es tan útil? No solo porque ayuda a “sacar de la oscuridad” esas ideas, sino porque nuestro cerebro está especialmente diseñado para captar y procesar imágenes, por ello, siempre resulta mucho más fácil “leer” un dibujo que un texto.

¿Cómo es el proceso en el pensamiento visual?

Lo más importante ya lo hemos señalado: no hace falta ser un gran dibujante, a veces con simple formas geométricas, figuras sencillas, garabatos o representaciones por todos conocidas (pensemos en una bombilla para representar una gran idea) es suficiente.

A partir de ahí se desarrollarán las visual thinking estrategias, cuyo proceso los expertos resumen en cuatro fases: mirar (absorber la información), ver (seleccionar lo interesante y clasificarlo), imaginar (interpretar la información) y mostrar.

Por supuesto que, aunque a simple vista parezca sencillo, se necesita dominar una serie de técnicas para que el pensamiento visual se convierta en una herramienta eficaz, es necesario dirigir bien los pasos hacia el objetivo. Pero como todo, visual thinking lo que necesita es una buena guía en los primeros pasos y mucha práctica. Los resultados hablarán por sí solos.

Artículos Relacionados

Leave a comment